• Inicio
  • Cursos y talleres
  • Temas de interés
  • Artículos
  • Contacto
 
 

 

   

Inicio

Facebook

Twitter

LinkedIn

Búsquedas en el sitio

Telefónos

Contacto

Inicio

Buenos Aires

Facebook

Twitter

Linkedin

Google +1

Buscar Teléfono Contacto

NUEVO CURSO A DISTANCIA: 

CÓMO COBRAR AL SEGMENTO DE BAJOS INGRESOS. INFORMES E INSCRIPCIÓN

Capacitación en gestión de cobranzas. Capacitación y entrenamiento de cobradores. Capacitación para reducir los tiempos de cobranzas.

CURSOS Y TALLERES.

ÚNICOS EN EL MERCADO.

TOTALMENTE PRÁCTICOS

MÁS INFORMACIÓN  >>>

LECTURA RECOMENDADA:

LOS LIBROS DEL DR. EDUARDO  BUERO

Cómo conseguirlos

EL COBRADOR ESTÁ CONDENADO AL ÉXITO, MÁS INFORMACIÓN  >>>

2º EDICIÓN

NOVEDAD

Dr. EDUARDO JORGE BUERO

Especialista y disertante internacional en cobranzas

Ver currículum

Dr. Eduardo Jorge Buero, especialista y disertante internacional en cobranzas

CURSOS A DISTANCIA DICTADOS POR EL DR. BUERO >>>

MOROSIDAD Y CONTROL DE COBROS


CAPITULO 6 METODOS DE COBRO

OBJETIVOS DEL CAPITULO En este capítulo veremos los métodos de cobro para recuperar la cartera por las vías normales y judiciales, asimismo analizaremos el “Flujograma” de “Actividades de Cobro” en el Anexo “E”. Todo, con el objetivo de que los participantes adquieran conocimientos técnicos usados en el manejo de las cobranzas y el arte de la comunicación.

Métodos de cobro6.1 COBRO PERSONAL O TELEFONICO.
Se dice que la atención personal es de las actividades eficientes y efectivas para tratar con los clientes sobre la situación de sus préstamos. Recordemos que los créditos tienen dos extremos: Cuando lo concedemos, cuando lo recuperamos. Si para analizar la solicitud de préstamos fue necesario la presencia del prestatario, con mucha más razón cuando tengamos que abordar con él el pago de su obligación. Además, es la mejor forma de comprender la situación de un deudor y de resolver su situación.
La distancia entre la empresa financiada y la sede del financiador, en la mayor parte de las veces, son alejadas y por consiguiente, si no se quiere perder el contacto directo, es necesario el uso del teléfono comenzando con una disculpa : ¿“Con quién tengo el gusto de hablar?” Ha, muy bien, ante todo le pido disculpas por no visitarlo personalmente, pero es que hoy fue un día de mucha actividad con los clientes que nos visitaron, sin embargo, no quería dejar pasar el día sin tener la ocasión de conversar aunque sea brevemente con usted. Quería anotar en mi agenda la fecha en que usted tenga contacto con nosotros para tratar sobre su préstamo que venció hace quince días. Dice que vendrá mañana, le parece bien a las 2:00 p.m. ok, ; lo espero y será un placer para  mí  atenderlo
personalmente. Adiós y que pase bue n día”. Naturalme n te que el Oficial de Crédito debe tener a mano toda la información del cliente con que está hablando por cualquier dato que éste requiera, por ejemplo: Saldo de Principal, monto de intereses corrientes y moratorios, fecha inicial del préstamo, fecha de vencimiento, garantía, etcétera.
También hay que advertir que no todos los clientes son iguales y pueda darse el caso de que recibamos una mala contestación y en vez de rispostar lo que se recomienda es manejar la conversación con cordialidad por ejemplo: “Dispense,  nosotros no
tratamos de molestarlo, más bien es ayudarle a normalizar su situación crediticia y si usted no nos explica que es lo que le está pasando no tenemos la información necesaria para ver la forma de resolver su problema. Cada día que pasa se agrava más su situación con la carga de intereses penales y del mantenimiento del valor del préstamo. Gracias por su comprensión y lo esperamos mañana a las 2:00 p.m.
En todo caso, ya sea que la gestión se haga en forma personal o telefónica, debemos tener un enfoque sobre el prestatario convenciéndolo que somos sus asesores financieros y por tanto que no vimos en él elementos negativos para otorgarle el préstamo y que si hay problemas de pago, también estamos con él para ver la forma de solucionarlo.
Por último es conveniente que reflexionemos sobre este tema tan importante como es la comunicación, la cual tiene aplicación en cualquier
actividad humana. La cultura y el talento se dan a conocer en los que mejor se expresan causando una pobre impresión aquellos que lo hacen forma defectuosa.

6.2 COBRO POR CORRESPONDENCIA
(Ordinaria o Fax)
Los clientes pueden optar a dos actitudes: Guardar silencio y no contestarnos o respondernos con alguna explicación o excusa.
En el capítulo Nº 3 Anexo “A” vimos los modelos de avisos de cobro a través de la correspondencia.  Ahora
trataremos sobre situaciones más complejas o sea cuando los créditos caen en mora y se tienen que hacer gestiones específicas por carta ordinaria o fax. En las comunicaciones escritas hay que tener mucho cuidado en lo que se dice pues recordemos que es un documento que puede ser utilizado en nuestra contra si la otra parte encuentra méritos para demandarnos por daños y perjuicios.
En el primero de los casos, si nuestra carta no es contestada será conveniente utilizar una llamada telefónica o visita personal, pero ante todo, estar seguros de que recibió nuestra comunicación, ya que podría ocurrir de que esté ausente o más grave aún, que se haya ido del país por quiebra o venta del negocio o de su empresa.
Ante una situación como la que mencionamos y teniendo conocimiento pleno de que el prestatario conoce nuestro requerimiento de cobro pero no tuvo contacto personal ni telefónico  rehuyéndonos,
enviaremos una segunda carta con tono más enérgico, apelando a las motivaciones y emociones del cliente moroso, mencionando el riesgo de perder su prestigio crediticio, además, de los recargos financieros. En estas cartas deben incluirse: saldo de préstamos, intereses corrientes y penales y fecha de vencimiento. En caso de fiador, enviarle una copia de la carta. Deben ser escritas con firmeza y con estilo empresarial, sin ofender  al  prestatario.
Además, deben ser cortas e ir al grano. Una carta larga es probable que no la lean en cuyo caso se pierde el objetivo de nuestra gestión de cobro.
Si todo lo hecho no ha tenido el resultado positivo esperado, se enviará una tercera y última carta llamada de “Precobro Judicial”
firmada por el Abogado y por su delicadeza del tema que trata deben tomarse las siguientes precauciones antes de escribirla: Verificar en nuestros registros la verdadera situación de la deuda, que no haya ningún error del cual podamos arrepentirnos. Es decir, que el cliente minutos antes hizo su pago y nosotros enviamos la carta sin haber verificado si está o no en mora o si hizo algún pago sustantivo. Revisar la existencia de los documentos, pagarés,
contratos, seguros, etcétera. Una vez teniendo una información completa, veraz, es inviolable y contribuye al tono que debe expresarse en la carta debiendo usar un estilo y lenguaje ligeramente suave. (Ver modelos en Anexos “F”, “G” y “H”.)
En el segundo caso: cuando el prestatario contesta nuestra primer carta, generalmente expresa alguna circunstancia de excepción que no le ha permitido cancelar o abonar a su obligación y casi siempre pide una espera o prórroga indicando la fuente de pago. Nuestra actitud debe ser la de visitarlo, llamarlo por teléfono o en última instancia escribirle accediendo a su petición, previa autorización del Comité de Crédito. En este caso, el Técnico o Personal de Apoyo debe de ir con el prestatario y verificar la información y constar la existencia de las garantías reales.
Cuando el cliente responde y se refiere a su deuda vencida, éste es un documento de reconocimiento de la deuda e implícitamente se siente culpable. Es obvio que debe tener una razón bien justificada ante los ojos de su “Intermediario Financiero no Convencional”.
Generalmente, se presentan las siguientes situaciones:
a) Existe producción pero no se ha producido la venta por razones de mercado, bajos precios por saturación del producto o no se han abierto las ventanas de la demanda del producto.
Al prestatario se le puede conceder una espera de 30 a 60 días conforme lo indicamos en el capítulo Nº 3 punto 3.1.1.
a)  Firmará carta de reconocimiento. Anexo “I”.
b)  Parte de la producción se perdió, pero el cliente propone cancelar el saldo con la nueva producción del siguiente ciclo, en tal caso optaría a una prórroga de uno a noventa días, debiendo formalizarla mediante nuevo Contrato o Escritura Notarizada, adicionando garantías reales que cubran el déficit. Estos Contratos o Escrituras deben contener cláusula de mantenimiento del valor, el saldo último del préstamo, confirmación de las garantías reales y fiduciarias, prenda sobre el resto de la producción y precontitución de la nueva cosecha. En todo caso, los intereses deben quedar totalmente pagados, incluyendo los moratorios (la dispensa de estos últimos, solamente la Junta Directiva de la IFNC puede concederla).
C) Si se estima que se perderá el 40 por ciento de la producción y solamente se pagaron los intereses, y quizás el 40 por ciento al principal, es una situación gravosa que requiere de una atención especial del caso; haciendo una evaluación de la empresa y posibilidades de pago con nuevas aportaciones de capital o financiamiento (si hay suficiente seguridades de rehabilitación del negocio, etcétera). Los plazos no serán más de 180 días. La Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, castiga a los Intermediarios Financieros
entre un 40 a un 80 por ciento de Reserva, clasificándoles en la categoría “D”. También este arreglo  deberá  hacerse
mediante Contrato o Escritura, según como convenga a la protección del Intermediario Financiero.
Por último, tenemos los casos de créditos vencidos con plazos de más de 180 días y que la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras los clasifica como categoría “E”.
Si dicha institución castiga al Intermediario Financiero con una reserva del 100 por ciento, es natural que se trata de una receta para que los créditos sean manejados con rectitud y evitar el estiramiento de plazos innecesarios que sólo vendrían a prolongar la agonía de la empresa financiada sin resultados positivos. Todo ésto hay que hacerlo saber al prestatario desde el momento en que se le aprueba y usa el financiamiento y no alegue ignorancia al final del plazo. Si la Junta Directiva de la IFNC toma la decisión de conceder una Reestructuración del Saldo
o cuota vencida, con plazos mayor de 180 días previa a evaluación económica y financiera de factibilidades, no debe de perder de vista que ese crédito está causando pérdidas a su institución por el 100 por ciento del valor trasladado a reserva. En todo ésto, debe existir correspondencia escrita de ambos lados como parte de los documentos que acreditan la concesión.
Este es un tema de mucha discusión y en este capítulo solamente hemos hecho una síntesis para que nuestros participantes tengan una idea de la problemática y resultados consecuentes.

6.3 SISTEMA COMPUTARIZADO.

Es un método de cobro aplicable a las empresas e IFNC que tienen una red de enlace en sus computadoras que facilita grandemente, y en minutos  la  información requerida del prestatario o la iniciada por el Intermediario Financiero.
En nuestro país esta metodología es incipiente y se está usando entre grandes empresarios o Bancos
Convencionales. Lo mencionamos  para  que nuestros participantes estén informados sobre su existencia y aplicación.
No se aparta mucho de la comunicación por correspondencia, y prácticamente sin modificación, la primera carta de recordatorio de pago a que nos referimos en el punto 6.2, y Anexo “F”.
Si no es contestada nuestra  comunicación, enviaremos a través de la computadora una segunda nota, bien lacónica, pero precisa, sin muchos
argumentos, pues pasa por muchas manos antes de llegar el mensaje al destinatario o dueño de la empresa; ejemplo: “ENTREGA PERSONAL Y URGENTE”. Señor(es) le(s) rogamos referirse a nuestra carta Nº 18/96 del 15 de Mayo. Apreciaremos su atención preferente. Gracias. (f)
Nombre del Oficial de Crédito y del “Intermediario Financiero no Convencional”. De manera parecida pueden dirigirse nuevas comunicaciones, pero en ningún caso, notas presionarias,  altisonantes, agresivas o conminatorias. La privacidad es importante para lograr el objetivo deseado, que es, como repetimos, de que el prestatario se sienta obligado y no ofendido. Tacto y prudencia son las mejores herramientas en las gestiones de cobro.
 

6.4 GESTORES JURIDICOS.

Gestores Jurídicos son Abogados Externos o Internos de un Intermediario Financiero a quienes se les asigna la responsabilidad de continuar las gestiones de cobro por la vía judicial, cuando se han agotado las  otras  formas de recuperación de los créditos.
Hay que estar claros que, una acción judicial es la forma menos favorable de recuperación por sus altos costos, pero hay que aplicarla como última instancia de disminuir la mora, casi siempre, muy parcialmente. Antes de iniciar este proceso se recomienda que de previo se haga un estudio que permita conocer a priori las bondades que  pueda  tener  la recuperación o si es preferible considerar el saneamiento del préstamo caído en mora.
Pero tratemos el caso de que tenga méritos la acción, porque obtendremos una recuperación muy significativa, las actividades que se desarrollan son las siguientes :
? Hacer una revisión minuciosa de las entregas parciales del préstamo y abonos a principal e intereses.
? Hacer una liquidación cortada a la fecha en que se enviará las instrucciones al Abogado para el Cobro Judicial.
? Confiar que existen en cartera todos los documentos legales que validan el crédito: Pagarés, Contratos o Escrituras, evalúos, etcétera.
? Enviar todo al Abogado con carta de instrucciones precisas sobre la acción a tomar. Ver Anexo “J”.
? Montar una carpeta especial por cliente rotulada “COBRO JUDICIAL c/Francisco Ochoa Mendoza”.
En esta carpeta incorporar una ficha donde se vayan anotando el seguimiento de la gestión judicial. También en dicha carpeta hay que incorporar todos los gastos que se vayan produciendo en la actividad del “Cobro Judicial” a fin de que se tomen en cuenta al momento de hacer el finiquito final. Estos gastos se producen por adelantos que piden los abogados antes del inicio de un juicio los cuales deben estar plenamente justificados por dichos gestores judiciales.
El control se lleva contablemente en la cuenta 162.04.000 “Gastos por
Recuperar” y en el Auxiliar-sub-cuenta- c/Cobro Judicial-sub-sub-cuenta- c/(el nombre del prestatario).
6.4.1 Pre Cobro Judicial.
En el punto 6.2 de este capítulo enunciamos el envió de una tercera carta llamada “Pre Cobro Judicial”, aquí ampliaremos ese concepto e ilustremos mejor con el modelo de carta en el anexo “H”.
¿Se emplea siempre? ¿Cuál es su importancia?
Despejemos estas dos incógnitas:
Si, se recomienda utilizar siempre la carta de “Pre Cobro Judicial”, como antítesis del “Cobro Judicial en Firme”. Forma parte del expediente que el Abogado lleva al Juez como prueba de que se han agotado todas las gestiones amigables ante el prestatario sin resultados positivos.
Es importante, porque además de ser un documento probatorio de gestión última por las vías normales, el prestatario  responde
positivamente porque sabe lo pernicioso para su empresa una acción judicial, no solamente en su actividad
empresarial sino también en lo social, ya que un juicio es de carácter público en el cual no se pueden guardar privacidad y accesible a publicidades periodísticas habladas o escritas.
Con esta carta el cliente debe reflexionar los alcances de un juicio y la pérdida de su crédito, no solamente ante el Intermediario  Financiero
demandante, sino ante otras organizaciones similares.

6.4.2 Cobro Judicial (seguimiento).
Primero: El Abogado da por recibido los documentos legales e instrucciones para el “Cobro Judicial”, firmado la copia de remisión Anexo “J”.
Segundo: El Abogado prepara la demanda y la presente al Juzgado correspondiente con toda  la  documentación
testificatoria.
Tercero: El Juez cita al prestatario para que testifique la veracidad de la suma demandada, bajo juramento y si miente y dice no reconocer la deuda, se arriesga a un perjurio y juicio penal. Si acepta la deuda debe presentar una promesa de pago o entablar un alegato con su
asesor jurídico para demorar la sentencia.
Cuarto: Nuestro Abogado debe estar bien informado sobre las acciones de la contraparte y rebatir cualquier argumento demoratorio. En este punto es probable que el prestatario obtenga alguna fuente que le permita cancelar la deuda y costos judiciales y en ese momento hace el pago al juzgado a cambio de los documentos a su cargo.
Quinto: El cliente no paga y sigue el proceso hasta el fallo del Juez, quien ante las evidencias presentadas y argumentadas dicta sentencia a favor del Intermediario Financiero, quien entonces adquiere derechos prioritarios en la subasta que se entabla, después de publicaciones en cartelera por medio de periódicos y en el Diario Oficial “La Gaceta”.
El Cliente con su Abogado, puede llevar el caso al Tribunal de Apelaciones, si han encontrado alguna debilidad en las pruebas presentadas por nuestro Asesor Legal.
Entonces la situación puede revertirse y no se daría el paso a que nos referimos en el punto quinto mencionado
anteriormente. Es por eso, que tanto  el  Intermediario
Financiero como sus Asesores Legales deben tener especial cuidado al presentar el caso al Cobro Judicial. Recordemos que, tanto nosotros como la contraparte somos sujetos de derechos y obligaciones. Una acción judicial y sentencia, provoca un embargo preventivo y congelamiento de los bienes del empresario o empresa demandada: Cuentas en Bancos, Certificados  de Depósitos, Bienes Muebles e Inmuebles, Cartera, Equipo Rodante, etcétera, es decir, queda el demandado totalmente  amarrado financieramente hablando.
Si todo ha seguido su proceso normal y el Tribunal confirma la sentencia del Juez a nuestro favor, los bienes subastados pasan a poder del demandante o Intermediario Financiero.

6.4.3 Adjudicación.
Una vez que el bien subastado pasa a nuestro poder, se  contabilizan en la cuenta:
185.00.00 - OTROS ACTIVOS y la Subcuenta 185.01.00 - Bienes Adjudicados en Pago de Obligaciones, siendo la contrapartida 154.00.00 PRESTAMOS POR COBRAR EN COBRO JUDICIAL y la Subcuenta del Sector Correspondiente: Comercial, Industrial,  Agropecuario,
Agroindustria, etcétera.
Es importante tomar nota de que las adjudicaciones tienen dos situaciones:
? Que  los  bienes
adjudicados sean inferiores a la deuda,  entonces  se
contabilizarán por ese valor, quedando el saldo restante en la cuenta “Cobro Judicial”.
? Que  los  bienes
adjudicados sean superiores al Principal de la deuda, entonces se contabilizarán por el valor de la deuda, la cual quedaría cancelada en la cuenta “Préstamos por Cobrar en Cobro Judicial” quedando los intereses en suspenso, salvo que en la adjudicación haya fondos líquidos de Cuenta en Bancos, entonces se hará la aplicación a intereses y a las costas judiciales. Cuando los bienes adjudicados se vendan, la recuperación líquida se aplicará a “Bienes Adjudicados” y a los intereses pendientes. Hay que tomar en cuenta que los bienes reales adjudicados deben estar siendo valorizados periódicamente conforme lo establecen  las  normas
prudenciales de la
Superintendencia de Bancos y O.I.F., en su capítulo X.

6.5 FLUJOGRAMA DE ACTIVIDADES DE COBRO.
Dice un proverbio chino que “ver equivale a un millón de veces escribir o describir algo”, y ese es el caso del tema a que nos estamos refiriendo del “Flujograma de Actividades de Cobro” remitiéndonos al
Anexo “E” de este capítulo cuyo contenido no requiere mucha explicación. Lo que podemos agregar es que está diseñado para ser usado bajo los sistemas modernos de guía en las gestiones de cobro.
Es importante que observemos qué es un indicador de un ciclo completo  de  cobranza,
terminando donde se inicia.
 

FUNDACION “EL BUEN COBRO”

Managua, 4 de Mayo de 1997

Sr. Jorge Mayorga Santamaría, Presidente
Cooperativa “19 de Julio”,
San Rafael del Sur, Dpto. Managua.

Ref.: Ptmo. 18/96 c/Agropecuario c/caña vencido en Abril 1ro/96 por C$3,500.00.
Estimado Señor Mayorga:
En dos ocasiones hemos enviado dos avisos de vencimiento del préstamo que tiene pendiente con nosotros esa empresa, bajo su dirección y que citamos.
A la fecha no hemos tenido de ustedes ninguna respuesta a nuestras comunicaciones, lo cual nos preocupa y extrañamos ya que se han caracterizado siempre por su cumplimiento y el cuidado de mantener un buen récord crediticio.
Le agradeceríamos tener de ustedes. una respuesta positiva al recibo de la presente y confiamos en que igual que en el pasado nos honrarán con prontitud el pago de ese préstamo.
Pendiente de sus noticias, aprovechamos gustosos la ocasión para saludarlos y suscribirnos de ustedes,
Atentamente,

Firma el jefe del Departamento de Crédito.

cc: Sr. Noel Laguna Mandiola - Fiador. Archivo Cronológico (iniciales) del que escribe la carta.

ANEXO “G”

FUNDACION “EL BUEN COBRO”

Managua, 10 de Mayo de 1996
“SEGUNDA CARTA”
Sr. Jorge Mayorga Santamaría, Presidente
Cooperativa “19 de Julio”,
San Rafael del Sur, Dpto. Managua.

Estimado Sr. Mayorga:
En representación de esa empresa le hemos dirigido dos avisos de vencimientos y una carta cobranza invitándolos a que cancelaran el préstamo abajo mencionado:
Nº : 18/96
36
Vencimiento :  Abril 1ro. de 1996
Principal  : C$3,500.00
Int. Ctes. : 420.00
Int. Morat. : 11.67
(a hoy) C$3,931.67
Cláusula de Mant. del
Valor 210.00
Total ....... .C$4,141.67
Les rogamos que nos honren con su preferente atención restaurando nuestra confianza original mediante un pago rápido y sin demora, ya que cada día se agrava su situación crediticia con recargos financieros como el arriba indicado.
Confiamos en que en esta ocasión tendremos noticias de ustedes, pues no tenemos ningún deseo de molestarlos ni seguirles una acción jurídica, si su respuesta es positiva antes de 10 días a partir de esta fecha.
Reinterándoles que cuentan aún con nuestra estimación y aprecio, nos suscribimos,
Atentamente,

Firma el Gerente .......

cc: Sr. Noel Laguna Mandiola - Fiador. Archivo Cronológico (iniciales) del que escribe la carta.
ANEXO “H”

FUNDACION EL BUEN COBRO

Managua, 21 de Mayo de 1996

“CARTA PRE-COBRO JUDICIAL”
Sr. Jorge Mayorga Santamaría, Presidente
Cooperativa “19 de Julio”,
San Rafael del Sur, Dpto. Managua.
Estimado Sr. Mayorga:
Estoy recibiendo del Intermediario Financiero _________________________________
documentación del préstamo Nº 18/96 a cargo de esa empresa que representa, vencido desde el 1ro. de Abril de 1996, para gestionar ante ustedes el pago total del mismo, más
37
MOROSIDAD Y CONTROL DE COBROS
intereses y otras cargas financieras, por las vías judiciales, si no es cancelado en los próximo 5 días a partir de esta fecha.
La liquidación al día de hoy es la siguiente:
Principal  C$ 3,500.00 Int. Ctes. 478.65
Int. Morat. 46.15
Mant. del Valor 239.13 C$4,264.13
Apelo a su comprensión sobre los inconvenientes y gastos adicionales que un juicio puede ocasionarles, además la recuperaciones públicas que puedan derivarse del mismo.
Si cancelan a tiempo ese préstamo y presentan una explicación razonable de la demora, confío en que restituirán su prestigio crediticio ante la institución que represento.
Pendiente de sus noticias, me suscribo de ustedes,
Atentamente,

Firma: Abogado Gestor
cc: Sr. Noel Laguna Mandiola - Fiador. Inst. Financiera(no convencional) Archivo Cronológico (iniciales) del mecanografista.
ANEXO “I”
“CARTA DE RECONOCIMIENTO DE DEUDA”
Managua, 28 de Mayo de 1997

Sres. Intermediarios Financieros no
Convencionales,
Presente.

Estimados Señores:
Reconocemos que somos en deber a ustedes de plazo vencido la suma de C$5,000.00 (Cinco Mil Córdobas), proveniente de un crédito para siembra y producción de “piña” que nos concedieron por igual cantidad, según consta en Contrato Privado suscrito el día Primero de Diciembre de 1995, ante los Oficios Notariales del Dr. Olmedo Santander Rosales.
Por este medio, nos declaramos deudor de la expresada suma, más el incremento por el deslizamiento monetario y los intereses pactados del 20 por ciento anual. Al mismo tiempo, solicitamos una extensión de plazo de 30 días, a contar de hoy para cancelar esta obligación, tiempo en el cual levantaremos y comercializaremos la cosechas de “piña”.

Atentamente, Por - Cooperativa Piñeros de Ticuantepe.

Firma el Representante legal Acepto los términos del documento que antecede.
Managua, 28 de Mayo de 1996.

Fiador

ANEXO “J”
“CARTA DE INSTRUCCIONES AL ABOGADO”
FUNDACION EL BUEN COBRO
Managua, 21 de Mayo de 1996
Dr. Rafael Argueta Wayne Oficial Legal
4to. Piso Edificio “Málaga” Nº 26 Managua, Nicaragua

Ref: Cobro Judicial a/c de Cooperativa “19 de Julio“ por crédito vencido desde el 04/01/96.

Estimado Dr. Argueta:
Para su cobro por las vías judiciales, nos permitimos enviar a usted el caso citado en la referencia, cuya recuperación no ha sido posible por las vías normales de cobro. La situación de ese préstamo es la siguiente:
Principal C$3,500.00
Clasificación:  Int. Ctes.  478.65
c/Agropecuario  Int. Morat.  46.15
39
c/Caña-Corto Plazo Mant.del valor
239.33 = C$ 4,264.13

(CUATRO MIL DOSCIENTOS SESENTA Y CUATRO CORDOBAS CON 13/100).
Le acompañamos la siguiente documentación: Dos (2) avisos de vencimiento, dos (2) cartas de cobro, Pagaré Unico de C$3,500.00, Contrato suscrito el día el 1ro. de Octubre de 1995, ante los oficios notariales de usted, un avalúo de maquinaria agrícola e informe de estimación de cosecha.
Le orientamos hacer traba y embargo en las cuentas de depósito que tuvieren en los Bancos esta empresa, y sobre los documentos de cartera que tenían al 30 de Junio de 1995, según Estados Financieros adjuntos.
Reconocemos que en el pasado esta empresa fue cumplida en sus pagos, manteniendo buenas relaciones crediticias y operativas con nosotros. Tomando en cuenta esta circunstancia, queda autorizado para enviarle una carta de “Pre-Cobro Judicial” en la forma que usted conoce, sin embargo tome las medidas precautorias necesarias para evitar desviación de prendas o traspaso de los bienes prendados a nuestro favor.
Esperando sus informes periódicos de los avances de su gestión, nos suscribimos,
Atentamente, Gerente del Intermediario Financiero no Convencional.
cc:
Archivo
Cronológico
Iniciales del mecanógrafo o encargado de cómputo

CAPITULO 7  ANALISIS DE LA MOROSIDAD

OBJETIVOS DEL CAPITULO
Ilustrar a los participantes sobre las incidencias de la morosidad, la forma de analizar el riesgo de la mora potencial a través del sujeto de crédito en forma individual o asociado, interpretar los índices de la cartera vencida y contaminada, imponerlos sobre las provisiones de la cartera y la evaluación de la mora por actividad económica y geográfica.

7.1 RIESGO POR UNIDAD.
Todo crédito implica un riesgo de la morosidad, de tal manera que, la recuperación, es la receta que amortigua o libera totalmente ese estigma a los créditos concedidos.
Analicemos  las siguientes gráficas en vectores:
Dinero Prestado 100%
A) Riesgo Potencial o Mora
Saldo de Ptmo Recuperado 40%  20%
B) Riesgo o Mora Solvente Potencial
Saldo de Ptmo. Recuperado 80% 20%
C) Riesgo de Mora Solvente
De lo anterior extraemos que la recta de mora se acorta conforme la recuperación se va efectuando.
Aquí llamaremos “Unidad” al sujeto de crédito, ya sea individual o de una “Cooperativa”.
Como responsable de la recuperación de la cartera, es nuestro  deber  prever circunstancias en la que intervenga un mal manejo de los fondos del crédito por la “Unidad de Riesgo”.
No perdamos de vista que como “Intermediarios Financieros  No Convencionales”  seremos examinados por la “Fuente de Recursos”, diagnosticando lo bien o mal que hemos manejados la administración de la cartera y los controles que hayamos ejercido sobre la “Unidad de Riesgo”.
Centrándonos en la “Unidad de Riesgo” lo primero que tenemos que hacer es avaluar, sobre la marcha, el desenvolvimiento financiero de la misma, tomando como termómetro sus Ingresos y Egresos reales comparados con los proyectos en un ciclo completo de operación.
Ilustremos con el siguiente ejemplo:
A la “Unidad de Riesgo” “León Montanero Castellano” le concedimos un préstamo en Enero 1ro. de 1995 por C$ 20,000.00 a un plazo de 180 días, y vencimiento el 1ro. de Julio del mismo año.

El estudio de factibilidades fue el siguiente:

Ventas Costo
Proyectada = Venta + GA + GV + GF + UT
C$200,00 * 80 20 20 20 60
* Miles de Córdobas.
El 1ro. de Abril (90 días) mostraba la siguiente
situación:
V/Real = CV + GA + GF + GV + UT C$50,0 20 5 5 5 15
( * * )
Nuestro análisis dice que a esa fecha sus operaciones deberían ser así:
V/Real = CV + GA + GF + GV + UT C$100,00 40 10 10 10 30
( * )
Como vemos en el asterisco (*), en la que participamos  como
Intermediarios Financieros,
debiéramos tener a nuestro favor C$10,0 miles;  sin
embargo, solamente percibiremos C$ 5,0 miles (**) teniendo una mora real de C$5,0 y otra potencial al final del plazo de C$5,0 mil más, o sea que solamente recuperamos C$10,0 miles, el 50 por ciento de lo prestado. Sin embargo, podemos exigir a la “Unidad de Riesgo” que cancelen de sus utilidades.
Una vez que ese primer examen nos da la pauta de cómo van los negocios de la “Unidad de Riesgo”, el segundo paso es la investigación de las causas a como enunciamos en el Capítulo Nº 2, punto 2.2 Objetivos Específicos.
Hagamos las siguientes reflexiones y busquemos sus respuestas:

? ¿Hay  problemas  de Producción?
? ¿Hay  problemas  de mercadeo?
? ¿Hay problemas de recursos dirigidos hacia otras finalidades no incluidas en el proyecto original?
? ¿Hay aumento de precios de la materia prima y de otros costos en la producción?
? ¿Hay problemas laborales?
? ¿Hay atrasos de producción por apagones, cortes de agua,  siniestros, inundaciones, etcétera.?
? Una vez detectado el o los problemas, evaluar si la o las soluciones se darán en forma completa y si se recuperará el tiempo perdido dentro del plazo final del crédito.
Si la causa es la desviación de recursos hacia objetivos no aprobados en el crédito, deberán tomarse las medidas urgentes y enérgicas como serían: La exigibilidad a la “Unidad de Riesgo” a que cancele todo el préstamo, aún cuando no haya llegado a su vencimiento final, poner un “Interventor” por parte del “Intermediario Financiero no Convencional”, “Proceder al Cobro por la vía judicial” conforme lo vimos en el Capítulo Nº 6, punto 6.4.2.-Cobro Judicial.
Todo lo expresado conviene tomarlo muy en cuenta dentro de nuestra responsabilidad de seguimiento del crédito por “Unidad de Riesgo”.

7.2 RIESGO ASOCIADO

La Superintendencia de Bancos y O.I.F. en el capítulo Nº 1 de sus Normas, punto Nº 2, a la “Unidad de Riesgo” la califica como “Sujeto de Crédito” individuales o con vínculos con otros agentes cuyo texto transcribimos: “Sujetos de Crédito, son las personas, tanto naturales como Jurídicas y los grupos de éstos que mantengan vinculaciones de propiedad, parentesco, gestión o administración, u objetivos de créditos que hagan presumir de que se trata de un riesgo crediticio asociado”.
Esta norma es muy clara y nos alerta sobre las formas en que pueden darse otras causas de impago o morosidad promovida con desviaciones de recursos en forma disfrazada. Este “riesgo asociado” es tan o más peligroso que los que anteriormente señalados.
Hagamos las siguientes averiguaciones:
? ¿Quiénes son los familiares del sujeto crédito y qué participación tienen en la empresa, administrativa y económicamente?.
? Estas personas tienen otros negocios similares o diferentes, pero ¿marchan bien o mal?
? ¿El sujeto de crédito está asociado con otras empresas? ¿Cuál es su participación? ¿Qué tiempo les da a las mismas?.
? Esas empresas ¿tienen vinculación de propiedad?
Según los resultados de nuestra investigación haremos una evaluación del “Riesgo Asociado” y tomar las medidas precautorias y de sanidad que el  caso  lo  amerite.
Anormalidades desmesuradas y tendenciosas ameritan acciones inmediatas para la recuperación del crédito.

7.3 INDICADORES DE LA CARTERA VENCIDA.
Los Intermediarios Financieros No Convencionales en forma periódica, hacen una revisión de la sanidad de su cartera de crédito, haciendo uso de indicadores que permiten conocer la realidad de las recuperaciones y la situación de los créditos a la fecha en que se analizan.
Al final de este capítulo anexamos el Cuadro No. 1 (Cartera de Muestra) con fecha de corte al 31 de Diciembre de 1995. De la información que contiene hagamos los siguientes ejercicios:

Indicadores:
1. Cartera Vencida 589.58 % 24% Cartera Total  2.408.81
2. Cartera Vencida+Saneada ____ % Cartera total
3. Crédito Vdos. 1 mes ____ % Cartera Vda.
4. Cred. Vdos. 31/60ds.  ____ % Cartera Vda.
5. Cred. Vdos. 61/90ds.  ____ % Cart. Vda.
6. Cred.Vdos. mayor 90ds ____ % Cartera Vda.
En cuanto al número de préstamos, también hacer las siguientes relaciones:
a) # Pt. Vdos. 1/30 ds.  _____ % # Ptms. Saldos Cart.
b) # Ptmos. Vdos. 31/60 D. _____ % # Ptmos. Saldos Cart.
c)  # Ptmos.Vdos.61/90ds.  _____ % # Ptmos. Saldos Cart.
d) # Ptmo. Vdos.Mayor 90ds. ____% # Ptmos. Saldos. Cart.
Si a lo anterior deseamos saber el porcentaje de la cartera saneada, hagamos uso del siguiente indicador:
Cartera Saneada = % Saldo de Cartera

7.4 INDICADORES DE LA CARTERA CONTAMINADA.

Antes de hacer el análisis vamos a definir que es "Cartera Contaminada".
Por lo general, este concepto es aplicable a los créditos amortizables en abonos establecidos no pagados, aún cuando sea posterior el plazo final del crédito; el saldo no vencido y la mora es el llamado "contaminado” en el siguiente ejemplo:

Cartera total : C$2.408.81
Cartera en Mora 589.58
Saldo de Ptmos.
en Mora, más cuotas por vencer de los mismos .......1,060.00
(Cart.Contaminada) (589.58+470.42)../
Mora + Vigentes
De esta información podemos sacar el siguiente índice: Cart. Cont.= 1.060.00=44%
Cart.Total 2.408.81
Ese porcentaje es muy peligroso y nos alerta para proceder a tomar acciones rápidas y eficaces y amortiguar el descalabro financiero. El análisis de la cartera contaminada nos da una visión más completa que el efectuado sobre la "mora", ya que como observamos en el Indicador (1)
nos da un porcentaje del 24por ciento, cuando en realidad la cartera congelada es del 44 por ciento.

7.5. PROVISIONES DE LA CARTERA.
Se  designa  como “Provisión de Cartera" las "Reservas" que tienen que hacer los "Intermediarios Financieros" para soporte de sus “Carteras" de acuerdo con las Normas Vigentes en nuestro País.
Dentro de la complejidad que este tema encierra, y como ilustración  a  nuestros participantes, extraeremos síntesis de la clasificación en que agrupa la Superintendencia de Bancos y D.I.F., las diferentes carteras:
Préstamos Comerciales son aquellos otorgados a personas naturales o jurídicas destinados  a  financiar actividades comerciales, productivas y de servicio o cualquier otra actividad económica. Los préstamos
alcanzan montos significativos y son otorgados bajo condiciones de pago compatible con la naturaleza de la actividad económica del deudor.
Préstamos de Consumo son aquellos otorgados a personas

7.5.1 Provisiones por plazo vencido.
Son aplicables a los créditos clasificados como “Préstamos de Consumo", o menores de US$10,000.00.
La provisión para estos créditos se hace en base a cinco categorías: "A", "B", "C", "D" y "E"., y conforme las mismas se vincula la cantidad a reservar, según el plazo vencido.

PORCENTAJES DE PROVISION POR CATEGORIAS.
Categoría  Días Venc. % de prov.
A  31/60 ds. 0
B  61/90 ds. 1%
C  91/180 ds. 10%
D  May. de 180 ds. 50% (pero recuperables)
E  May. de 180 ds. 100% (no recuperables)

7.5.2 Provisiones Por Garantias Y Otros .

La provisión para cartera clasificada como COMERCIAL que incluye  clientes  con financiamientos significativos, su evaluación es más compleja porque hay que incluir otros elementos, además del plazo, como son: garantías, capacidad de pago, límite de concentración de riesgo asociado, documentación legal, etcétera.
Para una facilidad de los participantes, al final de este capítulo se anexa el Cuadro No. 2, que es un resumen de las disposiciones de las Leyes Vigentes. También en el Capítulo No.8 punto 8.3 hablaremos ampliamente sobre las ctegorías "A", "B", "C", "D" y "E", de acuerdo con las Normas Prudenciales de la Superintendencia de Bancos y D.I.F.

O AGRICOLA
c/Café
c/Granos Básicos.
c/Hortalizas
etcétera
O GANADERA Y OTROS

c/Engorde de Novillos
c/Desarrollo de Novillos
c/Caprícola
c/Apícola
c/Porcino

O SERVICIOS

c/Transporte
c/Constructores

En segundo lugar, distribuyámosla por zonas geográficas:

O NORTE
O CENTRAL
O SUR
O ORIENTAL
O OCCIDENTAL
O ZONAS ESPECIALES

7.6 Evaluación de la cartera morosa por actividad económica y zonas geográficas.
En primer lugar, clasifiquemos la cartera por actividad económica y sub-clasificarla así:
O COMERCIAL
La importancia de hacer esas clasificaciones es para medir la cuantificación de la mora sentándonos pautas para analizar en bloque los riesgos en la concesión de nuevos créditos para esos sectores.

Ilustrémonos con los siguientes ejemplos y hagamos nuestras propias apreciaciones:
CART. TOT. EN MORA C$50,000.00=100%
c/Comercial  2,000.00= 4%
?  Por zonas Geográficas.

CAPITULO 8  EXTRACCION DE PUNTOS MEDULARES DE LAS NORMAS PRUDENCIALES DE LA SUPERINTENDENCIA DE BANCOS Y O.I.F.

OBJETIVOS DEL CAPITULO

En este capítulo nos proponemos que los participantes estén impuestos sobre la esencia de las Normas Prudenciales de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (SB y O.I.F), las cuales son de estricto cumplimiento y ningún Intermediario Financiero Convencional o no Convencional, puede alegar ignorancia de la Ley que regula al sistema financiero nacional.
8.1 Limites De Cartera En Funcion Al Capital La Superintendencia de Bancos y O.I.F., en la Norma Prudencial “Sobre Concentración de Crédito” en su  capítulo  II,  dice textualmente:

“LIMITES DE CONCENTRACION”. Art.2

Conforme  a  los establecido en el Art. 61, numeral 3 de la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financiera vigente, un banco
no podrá mantener una Exposición de Riesgo con un Sujeto de Crédito por más del 15 por ciento de su Base de Cálculo.
“Art. 3 Sin perjuicio del límite anterior, las Instituciones Financieras podrán mantener una Exposición de Riesgo de un grupo vinculado hasta por el 30 por ciento de la Base de Cálculo, siempre que el excedente de sus obligaciones totales con la institución por sobre el 15 por ciento, esté amparado por garantías reales”.
El Art. 61 numeral 3 de la Ley General de Bancos y O.I.F establece lo siguiente:
“Queda  estrictamente prohibido a todo banco privado otorgar crédito a una misma persona natural o jurídica o para invertirse en el mismo negocio o empresa de carácter privado, cuyo monto en conjunto exceda del 15 por ciento del Capital Pagado y Reservas de Capital del Banco.
Cuando se trate de financiar las exportaciones al área centroamericana o a la expansión o el fortalecimiento de la producción agropecuaria e industrial, los bancos deberán obtener de previo autorización del Banco Central de Nicaragua para exceder el límite establecido en este inciso. La excepción y autorización aquí establecida regirán también para el Banco Nacional de Nicaragua, en relación con el inciso 6, del Arto. 82 de su Ley Orgánica.
Hemos transcrito
literalmente el numeral 3 del Art. 61, sin embargo, no pasemos desapercibido que la Ley Orgánica del Banco Nacional fue reformada y que actualmente su designación es Banco Nacional de Desarrollo en vez del Banco Nacional de Nicaragua.
En el capítulo II de la Norma Prudencial de la S.B y O.I.F referencia a la adecuación de capital, dice:
“Relación entre El Capital Adecuado y el Monto total de Activos de Riesgo”.
“Art. 3. Con el objeto de mantener una solvencia adecuada de una manera constante, las Instituciones Financieras deberán mostrar en todo momento una relación entre su nivel de capital adecuado y el monto total de sus activos de Riesgo, de por lo menos el ocho por ciento (8%). En un plazo de cuatro años esta relación subirá al 10 por ciento.
La deuda subordinada, convertible en capital bajo ciertas condiciones, más otras obligaciones especiales de largo plazo (Bonos de Fomento), cuando su inclusión para este fin fuese aprobado por la Superintendencia de Bancos, no podrá ser superior al 100 por ciento del Patrimonio de la Institución Financiera”.
“Capítulo III. Disposiciones Generales.
Art. 4. Para efectos de esta Norma, se reitera lo dispuesto en el Artículo Primero del adendum de la Resolución CD-SUPERINTENDENCIA-XIII-1-92, dictada por este Consejo Directivo a las 10:00 a.m. del 16 de Septiembre de 1992, en el sentido de que las Obligaciones Especiales de Largo Plazo (Bonos de Fomento), de las Instituciones Financieras frente al Banco Central de Nicaragua, sólo podrán ser considerados como parte del capital adecuado, si fueron emitidos a plazos mayores de 5 años y por la porción de capital, parcial o total, cuya amortización sea posterior al 5to. año. Asimismo, se establece de la presente norma, los Bonos de Fomento que se encuentren emitidos a la fecha.
Art. 5. Derógase la Norma Prudencial sobre capital contenida en Resolución CD-SUPERINTENDENCIA-XI-IIa.92, dictada por este Consejo Directivo a las 5:00 p.m. del 16 de Julio de 1992.
Art. 6. La presente Norma será de obligatorio cumplimiento para todas las Instituciones Financieras, a partir de la fecha en que sea puesta en conocimiento de éstas. Su incumplimiento
deberá ser verificado por el Superintendente de Bancos, quien adoptará las medidas correspondientes del caso.
Art. 7. El Superintendente de Bancos queda autorizado para aprobar a un Banco un programa de ajuste de su capital adecuado, hasta por 6 meses, cuando las circunstancias lo demanden.

“Capítulo  IV. Disposiciones Transitorias.
Art. 8. Las Instituciones
Financieras cuya relación entre su nivel de capital adecuado y el monto total de sus activos de riesgo sea inferior al 8 por ciento, deberá ajustarse al nivel indicado en la presente norma en un plazo no superior a 2 años, a razón de un 50 por ciento parte del porcentaje faltante anualmente, contados desde el 30 de Junio de 1996”.
8.2 Montos Máximos de Cartera Congelada.
Las actuales Normas Prudenciales de la Superintendencia de Bancos y O.I.F., no establecen el monto máximo de cartera congelada, sin embargo, como veremos más  adelante,  existen categorías para la “Provisión de la cartera de Créditos” con rangos de la “A” (normal) “B” de riesgo potencial, “C” de riesgo real, “D” de Alto Riesgo y “E” inversiones irrecuperables.
La mediana está entre la categoría “A” o cero provisión a la categoría “C” 10 por ciento, ya que las  otras,
categóricamente hablando, son de alta insolvencia: “D” 50 por ciento y “E” 100 por ciento.
De lo anterior extraemos que, el rango manejable es del 1 por ciento al 10 por ciento.
En todo caso no hay que perder de vista que el criterio antes expuesto es una medida y no una regla fija de que el 10 por ciento es lo usual, lo exitoso está en minimizar ese porcentaje y bajarlo a niveles inferiores. No pasemos por alto, que la sanidad de una cartera es una de las mediciones que hacen los organismos que apoyan financieramente a las “Instituciones Financieras no Convencionales”.
Vencida 1,000.00

C. J. 1,000.00

d) Cartera Total C$150,000.00

Corriente 70,000.00

Prorrogada 5,000.00

Vencida 40,000.00

C. J. 35,000.00

En los cuatro ejemplos anteriores, diga cuál institución financiera mantiene los rangos aceptables de la cartera morosa.
¿Las  Instituciones Financieras afectadas significativamente qué harían ante la Superintendencia de Bancos y O.I.F.?
¿Cuál sería la esperada respuesta  de  la Superintendencia de Bancos y O.I.F.,  ¿Clausurarían el Banco?  ¿Le darían una
prórroga para estabilizar su adecuación? ¿Nombraría un Interventor?.
Es importante que este ejercicio sea practicado con mesura y alto criterio gerencial.

Por práctica hagamos los siguientes ejercicios:

a) Cartera total Corriente Prorrogada Vencida C. J. C$100,000.00
C$ 40,000.00
20,000.00
30,000.00
10,000.00

b) Cartera Total Corriente Prorrogada Vencida C. J.
C$200,000.00 180,000.00 5,000.00 10,000.00 5,000.00

c) Cartera Total Corriente Prorrogada
C$300,000.00 288,000.00

No se clasificarán en esta categoría, aquellos deudores cuya principal fuente de pago depende de otras empresas o personas, ni aquellos de los cuales no se cuenta con antecedentes  financieros actualizados, completos y confiables.
Tampoco  serán clasificadas en esta categoría, deudores: con incumplimiento en los últimos 12 meses, cuentas corrientes deficitarias, créditos vencidos o reprogramados en los últimos 6 meses, créditos reestructurados en los últimos 12 meses, o de operaciones crediticias destinadas a financiar deudas de niveles superiores a la capacidad de pago del deudor o condiciones fuera de mercado que hagan dudar de su capacidad de pago.
La institución debe disponer de una clara identificación del deudor, revisado al menos una vez al año y conocer claramente el destino de los fondos prestados al deudor.
Los expedientes deben estar  ampliamente respaldados: memorándum de aprobación  del  crédito, antecedentes legales, copias de contratos y pagarés, instancias de aprobación y firmas de ejecutivos responsables, cuyos originales deberán estar en poder de la institución.
En caso de no cumplir con los requisitos de capacidad e historial de pago, no podrá ser clasificado en esta categoría el deudor, aunque haya
constituido garantías reales de un valor superior a sus obligaciones. Provisión “0”%.
Deudor B.- Créditos de Riesgo Potencial Superior al Normal.
Deudor que presenten capacidad de pago levemente afectada, niveles de solvencia o
respaldo  patrimonial aceptables,  situación transitoriamente adversa del sector económico en que se desenvuelve, sin que se afecten las expectativas de recuperación integral de los créditos adeudados.  La institución deberá disponer de antecedentes  financieros
mínimos establecidos anteriormente  para  la evaluación de la capacidad de pago.
Para proyectos de largo plazo, regirán los mismos criterios señalados para los deudores clasificado en “A”.
Se incluyen también deudores con algún grado de incumplimiento en sus pagos, regularizados con posterioridad en los últimos doce meses. No se clasificarán en esta categoría, los que tengan deudas vencidas sin regularizar a la fecha de clasificación, ni tampoco si la institución no tiene en los expedientes de crédito antecedentes del deudor y de las operaciones vigentes. De la misma manera, serán descalificados de esta categoría los deudores con pérdidas estimadas por incapacidad de pago superiores al 5 por ciento del total de sus obligaciones. Podrán optar a esta categoría los deudores sin presentar los antecedentes
suficientes para estimar su capacidad de pago, pero que hayan constituido garantías reales a la institución financiadoras cuyo valor sea superior al 100 por ciento de los créditos adeudados. La provisión es del 1 por ciento.
Deudor C. Crédito de Riesgo Real de Pérdidas Esperadas.
Deudores con antecedentes financieros que presentan deficiente capacidad de pago para cubrir la totalidad de sus obligaciones y bajos niveles de solvencia o respaldo patrimonial.
Deudores con atrasos sistemáticos de pago de sus créditos vencidos por un plazo inferior a 90 días a la fecha de clasificación y cuyo monto sea inferior al 20 por ciento del total de las obligaciones.
Tales  antecedentes privarán sobre la evaluación de la capacidad de pago del deudor.
Entran en esta categoría en su máxima clasificación, deudores sin antecedentes financieros suficientes y válidos para estimar su capacidad de pago, pero se encuentran al día el pago de sus obligaciones a la fecha de la clasificación.
También se incluyen deudores que sin llenar los requisitos enunciados, constituyen a favor de la institución, garantías reales superior al 60 por ciento del total de obligaciones.
Se incluyen en esta categoría deudores con créditos re-estructurados  en condiciones más blandas que las del mercado, pero estimándose que existen fundadas presunciones de recuperación. Las pérdidas estimadas de los créditos otorgados a los deudores de esta categoría fluctúan entre un 5 por ciento y un 30 por ciento del total de sus obligaciones. La provisión es del 10 por ciento.
Deudor D. Crédito de Alto Riesgo de Pérdidas
Significativas.
Deudores con situación financiera seriamente
deteriorada y sin capacidad de pago para cubrir sus obligaciones y créditos vencidos a la fecha de la clasificación por montos inferiores al 60 por ciento del total de obligaciones con la institución o créditos vencidos inferiores al 20 por ciento por más de 90 por ciento días.
Las garantías reales a/f. de la institución serán superiores al 20 por ciento de las obligaciones. Asimismo, se incluyen en esta clasificación deudores cuyos créditos, habiendo sido re-estructurados en condiciones más blandas que las del mercado, es incierta su recuperación. Las pérdidas estimadas fluctúan entre el 30 por ciento y el 80 por ciento de sus obligaciones. La provisión es del 50 por ciento.
Deudor E. Crédito
Irrecuperables.
Son deudores con presunción  de  grave insolvencia, cualquiera sea la evaluación financiera y
económica que haya realizado la institución, con créditos vencidos por más del 60 por ciento del total de sus obligaciones al momento de la clasificación. Se incluirán, los que la garantía real tengan un valor superior al crédito demostrado a la SB.
Se clasifican también en esta categoría deudores con garantías reales inferiores al 20 por ciento de las obligaciones y pérdidas estimadas de los créditos del 80 por ciento al 100 por ciento. Asimismo, se incorporan a los desviadores de prenda. La provisión es del 100 por ciento.

“Comerciales”. La norma de la cual extraeremos síntesis, es aplicable a todos los créditos, exceptuándose los de consumo e hipotecarios para viviendas.
“Capítulo V. Alcances de la clasificación de Deudores por Créditos Comerciales”.
Art. 20.- Las evaluaciones y clasificaciones de créditos comerciales deberán cubrir permanentemente a un número de deudores, que, agregado, sumen como mínimo el 75 por ciento de la cartera de créditos comerciales,  seleccionando dichos deudores de un listado ordenado por saldo y en orden descendente, partiendo de mayor o menor y en forma consecutiva”.
“Capítulo VI. Categorías de Clasificación de Deudores por Créditos Comerciales.
Art. 21 Como resultado de la Evaluación y ponderación de los tres factores mencionados, los deudores por créditos comerciales, serán clasificados en algunas de las cinco categorías siguientes, cuyas  características principales se señalan a continuación:
Deudor A: Créditos de Riesgo Normal.
No representan duda razonable acerca de la recuperación del capital e intereses del conjunto de los créditos adeudados a la institución. La evaluación comprende: capacidad actual y futura financiera y económicamente  hablando, generación de excedentes de la actualidad económica que realiza y nivel de solvencia o de respaldo económico que posea. En caso de crédito para financiar proyectos de largo plazo la institución deberá disponer de antecedentes del proyecto, haber analizado y evaluado favorablemente su viabilidad  financiera  y económica.

8.3 Clasificación de la Cartera.
La Superintendencia de Bancos y O.I.F., clasifica a la “Cartera” de los Intermediarios Financieros como “Créditos Comerciales” independientemente que sean agropecuarios, industriales, servicios o del genérico



 

Inicio >>>

 


Fuente: Instituto Nicaragüense de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa - INPYME

 

 
 

www.cursosdecobranzas.com.ar

 
     
 

Diseño web Argentina  Otros trabajos: Antenista Valencia  Cursos cobranzas  Valuador Peritaje médico Seto artificial Traducciones ingles Página web barata